Existe un gran número de sistemas electorales, los más típicos y tradicionales son los sistemas proporcionales y los mayoritarios. Actualmente, en Chile rige el sistema proporcional, que atomiza en extremo la representación parlamentaria al punto de existir representantes con solo 1,2% de representatividad. Nuestro Sistema electoral  proporcional, prácticamente te obliga a militar en un partido político si es que quieres postularte a Concejal, Diputado, Senador, etc., ya que es casi imposible ser electo si lo haces en forma independiente.

Esto afecta gravemente la calidad de los representantes y la posibilidad de brindar efectiva gobernanza. Mas bien tiende al inmovilismo.

Los sistemas mayoritarios privilegian efectivamente las posibilidades de la acción política, ya que admiten la formación de coaliciones fuertes que dan gobierno y estabilidad a las naciones. Ejemplos hay muchos: El sistema Norteamericano, como muestra,  es de características binominal, el Inglés, puramente Uninominal, y el Francés Uninominal corregido.

¿Nuestra idea?

Pensamos que en Chile ha llegado la hora de tener un sistema mayoritario uninominal. ¿Qué Significa?.  Un sistema en que se elige un solo representante, y la elección recae en el candidato que consigue la mayoría, sea simple o absoluta. Si lo que se privilegia es la mayoría absoluta, puede ocurrir que ningún candidato obtenga la mayoría cualificada exigida, por ello se genera para ese caso una segunda vuelta o elección (ballotage) a la que concurren los dos candidatos más votados en la primera o los que hayan superado un determinado quórum. Otra opción es lo que se privilegia en Reino Unido, ahí es proclamado electo el que obtenga un voto más, no requiriéndose, por tanto, mayoría especial y sin segunda vuelta.